La relevancia de la hidratación

Tips Fitness

La relevancia de la hidratación

Publicado por: Periodista Ximena Alarcón

Fecha: 11 agosto, 2019

La relevancia de la hidratación. Porque es fundamental que conozcas esta información, te la brindamos y otorgamos algunos consejos al respecto.

Debes saber que el cuerpo tiene una regulación delicada con un contenido en agua que asciende a dos tercios de su peso. Esta agua supone el 85 por ciento de la sangre, el 80 por ciento de la masa muscular y un cuarto de la masa ósea.

Es importante que el cuerpo permanezca hidratado, que mantenga el nivel correcto de agua, para permitir que se produzcan las reacciones químicas vitales y que los nutrientes se transporten a los órganos y tejidos.

No olvides que se pierde agua constantemente al orinar, sudar o incluso al respirar. Por ello, necesita recuperar lo que pierde. Al hacer ejercicio pierde más agua, así que necesita beber más líquido para permanecer hidratado.

Además, independientemente del ejercicio que se realice, el cuerpo necesita una cantidad diaria de líquidos, imprescindible También necesita recuperar los minerales que va perdiendo. Al hacer ejercicio agotador, perderá de uno a cinco gramos de sal por litro de sudor.

¿Cuánta agua tomar diariamente?

Los medios de comunicación recomiendan beber al menos dos litros de agua al día, pero no hace falta ser tan estrictos. Los líquidos de la comida y otras bebidas también cuentan, así que es preferible tratar de tomar suficientes líquidos mediante una dieta variada y un conjunto de bebidas.

Tomar durante el ejercicio

Al hacer un ejercicio extenuante, el agua que pierde a través del sudor puede oscilar entre medio litro y dos litros por hora, así que necesita reponer los fluidos y sales que pierde.

Cada persona es distinta. Algunos sudan más que otros y algunos pierden más sales en el sudor. Debido a esta variación individual, no es posible hacer un cálculo exacto de cuánto debe beber durante una sesión. En general, debería oscilar entre 120 y 150 ml de líquidos fríos cada 10 ó 15 minutos.

No hay que esperar hasta tener sed. Hay que beber antes de empezar, durante y después del ejercicio.

Recuerda que también necesitarás reponer energías durante el ejercicio si mantienes la actividad durante más de una hora y media. Prueba un plátano o frutos secos antes o durante una sesión larga. La cantidad de energía extraordinaria que necesites dependerá de tu forma física, tu peso, tu genética y tu metabolismo. La clave es conocer tu propio cuerpo.

Signos de deshidratación

Una forma de saber si estás bebiendo lo suficiente es confiar en tu cuerpo: si tienes sed es que necesitas beber. Si estás deshidratado te sentirás mal. La deshidratación puede provocar dolor de cabeza y hacer que te sientas cansado, estreñido y enfermo.

Se cree que la orina oscura es un síntoma de deshidratación, por lo que lo ideal es la orina de color pálido. Puede ser un indicador de gran ayuda, pero también puede ser difícil de distinguir.

Beber mucha agua

Beber mucha más agua de la que necesitas puede provocar una disolución de las sales corporales conocida como hiponatremia. Los síntomas de la hipoanatremia son confusión, desorientación, dolor de cabeza que empeora, sensación de enfermedad, vómitos, descoordinación y calambres musculares. Si es muy grave, puede resultar en coma, fallo cardíaco o incluso, la muerte.